Conversaciones inútiles, conversar es inútil o conversaciones con gente que hace cosas que no sirven para nada.

En los tiempos que corren está mal visto sentarse a mirar el cielo y no hacer nada o hacer algo que no sirva para nada, como leer, escribir, dibujar, cantar… Si lees debe ser para informarte (ni siquiera para aprender), si escribes debe ser para publicar. Si dibujas, para exponer. Sí cantas, para actuar. Todo tiene que ser útil y cuánto más rápido mejor.

Así que no hacer nada y hacerlo despacio me parecen verdaderos actos subversivos.

Cuando uno quiere vencer al síndrome del impostor se pone a pensar en lo útil que es lo que uno hace, en los muchos beneficios para los demás de cada una de sus acciones.

¿Y qué pasaría si reconocemos de una vez que lo que hacemos no sirve para absolutamente nada? Lo mismo la gente se da cuenta de la inutilidad de contratar nuestros servicios y se nos acaba el chollo ¿No? Bueno ¿Y qué? A lo mejor la gente lo valora más y de repente pegamos el zambombazo y nos ponemos a la altura de la Rosalía ¿Quién sabe?

Pues en estas estaba yo, dándole vueltas a estas cuestiones cuando empecé a leer libros como Vida Contemplativa. Elogio de la Inactividad, de Byung-Chul Han, o Cómo no hacer nada. Resistirse a la economía de la atención, de Jenny Odel, o Elogio de la lentitud. Un movimiento mundial desafía el culto a la velocidad, de Carl Honoré.

Hecha esta relación bibliográfica, que le da un tono intelectual a este artículo (leer las últimas palabras con afectación porque la verdad es que, aunque sí he empezado a leer todos esos títulos, no he terminado ninguno), ya puedo presentar esta nueva locura que ha ido surgiendo de mi resistencia a que todo lo que uno haga tenga que servir para algo.

¿Pero qué es esto?

Se trata de una especie de programa de radio o de poscat… potcad… porcas… podcasch… bueno eso, en el que converso con gente que hace cosas que no valen para nada.

Conversaciones Inútiles. Una familia se reune alrededor de una radio en los años 50 del siglo pasado.
Esta imágen ha sido robada por el curte método del copia/pega a un banco de imágenes que la pone a casi 10 $ y que espero no se entere y nos venga reclamando nada, así que no vayas tú a decírselo ¡caramba!

¿Para qué sirve que te cuenten un cuento? ¿Para qué sirve una canción? ¿Para qué sirve Con Alas en la Mirada? ¿Para qué sirve…? Para nada, todo esto y muchas más cosas que iremos encontrando no sirven para absolutamente nada… ¿O tal vez sí que sirvan?

Bueno, eso lo averiguaremos charlando con la gente que se preste a participar en este experimento.

¿Por qué haces Conversaciones Inútiles en este formato?

Fundamentalmente porque es lo que tenía más a mano, aunque a mi me ha gustado desde siempre escuchar la radio y, por consiguiente, me hubiera gustado hacer un programa de radio, pero no descarto que en el futuro se convierta en vídeos, o vaya usted a saber, lo mismo se convierte en un programa de televisión de máxima audiencia o en el espectáculo más taquillero de La Gran Vía o, ya puestos a soñar, de «Brodgüey»

¿Qué nos traes para empezar?

Pues nada más y nada menos que a la gran narradora Tarariquetecris, que se prestó solícita a ser mi primer conejillo de indias y que, en la misma conversación ya pone en mi punto de mira a otras personas que podrían picar en el mismo anzuelo.

Con ella charlo durante unos 25 minutos sobre lo divino y lo humano y me va contando cosas sobre lo útil o inútil de su actividad, pero mejor escuchalo tú a continuación.

Conversaciones Inútiles – Cap.1 Tararíquetecris

¿Algún agradecimiento?

Sí, por supuesto, ya sabéis que a mi me encanta eso de dar las gracias como si estuviera dando el discurso de recogida del Goya al mejor… simplemente Goya al Mejor. Así que ahí va mi perorata:

Gracias en primer lugar a Gurutze por sembrar la semillita de esta idea en mi cabeza. Gracias también a Javi que me dio algunos consejos que yo ignoré sistemáticamente. Gracias a Ángela por hacer la pregunta que desencadenó todo y por darnos la hora con voz de locutora. Gracias sobre todo a Cris por aguantar mis chorradas como si no fueran tan chorras y prestarse sin poner ni un pero a estos experimentos. Gracias a los herederos de Luis Eduardo Aute por aguantar impasibles que les haya robado unos acordes de tan bonita canción sin pretender ganar un duro con ello. Y gracias principalmente a ti si has escuchado los casi 30 minutos que dura el audio, se ve que no tienes mucho que hacer.

¿Habrá más capítulos de Conversaciones Inútiles?

Pues yo espero que sí, pero eso depende sobre todo de tres factores, a saber:

  1. Que yo tenga tiempo y ganas de repetir.
  2. Que otros incautos se presten al experimento.
  3. Que alguien lo escuche, aunque si nadie lee estas líneas o escucha este audio, será perfecto para respaldar la idea de hacer algo que no sirva para nada.

Sea como sea, la solución a esta pregunta se verá a continuación.